domingo, 28 de mayo de 2017

In Memoriam: R. P. José Ramos García, C. M. F. (II de II)

I Parte

III) Criterios de exégesis

Necesario complemento de esta enumeración es añadir una palabra sobre sus criterios exegéticos. Ya que su exégesis bíblica, desde el principio hasta el fin, tiene un criterio y una luz que ilumina todas las cuestiones. Sea en el Antiguo, sea en el Nuevo Testamento, sea en las Profecías, o en las Parábolas, es siempre análoga la solución.

Consta esta en todos sus escritos, pero se halla sistematizada y orgánicamente expuesta por uno de sus alumnos de Propaganda Fide en su estudio titulado: “Apocalypsis schematica explanatio ex profesoris praelectionibus excerpta, a Rev. Roberto Alford, sac. Australiano. Romae 1938 (ad ususm privatum), pag. 73[1]. El mismo P. Ramos hace prefación y responde de las ideas suyas expuestas por su alumno, con fecha 23 de enero 1923.

Por esto, Alfred Felix Vaucher, en el fasc. 13-19, de febrero de 1955 de la colección “Lacunziana”, en que recoge todos los Padres y escritores Milenistas hasta nuestros días, al llegar al P. José Ramos García traza así su semblanza milenista con estas líneas que nos ahorran cuanto podríamos decir por nuestra cuenta[2]:

“José Ramos García, C.M.F., esp. nacido en 1884, había expuesto la mayor parte de las ideas de Morondo, en la revista Ilustración del Clero, 1925, pag. 167-168. En las lecciones dadas en Roma, en el Instituto pontifical, en 1935-1936, Apocalypsis schematica explanatio, R., 1938, IV-73 p., admitía aún un reino futuro (pag. 1-3, 8, 71-72), dos juicios generales, el de los vivos en la parusía, y el de los muertos al fin del período milenario (p. 3, 70-72), la conversión futura de Israel (pp. 2, 26-27, 52-53), el restablecimiento político de Israel (pag. 28-31), la reconstrucción de Jerusalén (pp. 44-45). Proponía reemplazar el término tan desacreditado de milenarismo por el de milenismo (pp. 2, 8, 71). En la Summa Isagogico exegética in utriusque testamenti libros sacros, II, R., 1940, pag. 341-377, enseñaba un milenio futuro un advenimiento premilenial. Cfr. Manuale isagogico-exegeticum in libros, II R., 1936, pp 365, 404-406. Ver Piolanti, de Novissimis, 1946, p. 121. La actitud tomada por el Santo Oficio, con respecto al milenarismo, en 1944 obligó a los católicos a ciertas moderaciones. Igualmente, nuestro autor, en “Estudios Bíblicos”, VIII, Mad. 1949, p. 75-133[3], suelta el lastre e intenta salvar algo. Abandona a Lacunza a su suerte (p. 93), propone reemplazar la venida premilenial visible (adventismo) por una simple intervención de Cristo (intervencionismo) deja abierta la cuestión de saber si la primera resurrección, la que acompaña a la parusía, debe ser corporal o espiritual, y se contenta con mantener un milenio futuro de paz entre los dos juicios, con la restauración de Israel. Llama a su sistema milenista, por oposición al milenarismo condenado por Roma”[4].



IV) Su escuela

La escuela Milenista del P. José Ramos García, en sus líneas doctrinales, queda expuesta en la Colección Lacunziana. Digamos una palabra más sobre sus seguidores y discípulos, pues contribuirá a la exposición completa de su figura en el campo de la ciencia bíblica. Nombremos nada más algunos que han dejado escritas sus ideas, pues muchos eran los que oralmente oían y seguían sus exposiciones bíblicas.

Hemos citado anteriormente la obra de Roberto Alford, recogiendo y sistematizando científicamente la exposición del P. Ramos en su Cátedra. Con él colaboró, el Rev. Stanislaus Franciscos Xaverius X, el cual “suplevit, et indices magna cura paravit, quo quidem pluribus condiscipulis gratum perfecit opus”, dice el mismo P. Ramos en la Prefacción de la obra.

Pero quien estudió a fondo su doctrina fue su discípulo, el sacerdote rumano Alejandro Todea, en su tesis. Copiamos otra vez las noticias de Vaucher en la Lacunziana:

“Es un discípulo de Ramos García, su tesis multicopiada, De doctrina Millenaria Tractatus Exegetico-dogmaticus; R. 1940, XV-180 pp., contiene una historia del milenarismo, por el período patrístico”[5].

Siguiendo directrices similares al P. Ramos, su gran amigo don Valentín López, párroco de Viana (Navarra), publicó su “El Reino de Cristo en todos los tiempos”. El mismo P. Ramos en “Ilustración del Clero”, Mad., 1917, p. 350, dice de este libro que es Milenarista cien por cien.

V) Conclusión

Sea lo que se quiera del fundamento de sus teorías, nadie puede negar al P. José Ramos García un talento poderoso de penetración del texto y una fuerza grande de síntesis. Quizá las teorías antes expuestas no dejaron ver otro aspecto de su personalidad, que fue su amplia erudición cronológica, sus estudios lingüísticos en casi todas las literaturas, sus hipótesis cósmicas y otros muchos aspectos de su saber.

Lo que sí conviene poner de relieve es que sus estudios y sus teorías milenistas se orientaban, como buen Misionero, a tender un puente de inteligencia con el mundo judaico para obtener su conversión. Dejó escrito como resumen de todos sus escritos, recogiendo las ideas de Morrondo y refiriéndose a su artículo en ESTUDIOS BIBLICOS (1927), 123-128:

“Ibi signatur punctum debile in Polemica exegetica hebraeo-christiana, quod Hebraeis est “passiones Christi”, Christianis autem “posteriores gloriae”. Consensus tunc demum fiet, cum Hebraei deferant Christianis, admittentes in sensu obvio vaticinia dolorosa, et Christiani deferant Hebraeis sumentes vicissim in sensu obvio vaticinia gloriosa. Faxit Deus”[6].

PABLO LUIS SUÁREZ



[1] Nota del Blog: Preciosa joya sobre la cual deberíamos hacer al menos alguna reseña más adelante.

[2] Nota del Blog: Sigue el original francés que hemos preferido directamente traducir.

[3] Nota del Blog: Se trata del trabajo “La Restauración de Israel” que publicamos AQUI.

[4] Op. cit. págs. 95-96.

Nota del Blog: Es una pena que en esta crónica el P. Suárez no haya actualizado el pensamiento del P. Ramos García. Un par de meses después que Vaucher escribiera estas páginas el mismo Ramos García rectificó algunas cosas como ya hemos visto en este trabajo AQUI.

[5] Alfred-Felix Vaucher, Lacunziana, 1015 (Troiséme serie), pág. 06.

Nota del Blog: ¡Otra rareza que parecería imposible de encontrar!

[6]  R. Alfred, o. c. Praefatio P. Ramos.

Nota del Blog: “El punto débil en la polémica exegética hebreo-cristiana está para los hebreos en los “padecimientos de Cristo”, mientras que para los cristianos en las “posteriores glorias” (I Ped. I, 11). El consenso se dará entonces finalmente cuando los hebreos concedan a los cristianos admitiendo los vaticinios dolorosos en sentido obvio, y los cristianos les concedan a los hebreos interpretando a su vez en sentido obvio los vaticinios gloriosos. Dios lo hará”.